Instinto maternal


INSTINTO MATERNAL




Khaila es adicta al crack y ha tenido un hijo, Aisayac, también adicto a dicha sustancia debido al consumo de la madre durante el embarazo. Una noche ella no soporta ni un segundo más el “mono” y como el niño no para de llorar lo pone en una caja al lado de los contenedores de basura para ir a drogarse. Al día siguiente, cuando la madre vuelve a estar consciente, regresa a por él y ya no he está, así que durante años vive creyendo que su hijo murió aquella noche.

Por otro lado está Margaret, asistenta social que decide adoptar al niño pese a todos los problemas que en un futuro podría poseer. Junto con su marido y su hija cuidan al niño durante años hasta que un día recibe una carta informándole que su madre biológica desea recuperarlo.

Una película conmovedora en la que nos encontramos con las dos caras de una difícil situación familiar a la que se le añade una pizca de racismo.

He de reconocer que en esta película he llorado como un bebé porque realmente he  comprendido las dos situaciones y desde luego ambas tienen razones para tener al niño, pero si yo fuera la jueza me resultaría muy complicado elegir una opción después de conocer las vidas de ambas familias.
a) Familia adoptiva que lo ha cuidado durante años y es la única que el niño conoce
b) Madre biológica ex drogadicta que lo abandonó, que se ha recuperado y lucha por una vida mejor 

Comentarios